Antes de instalar Proxmox

A la hora de instalar un sistema Proxmox, es muy importante que tengamos en cuenta varios puntos, ya que de ello va a depender que nuestro trabajo sea más sencillo, o no.

Particiones con LVM

Este es, seguramente, el punto más importante de todos. Proxmox necesita que la partición de datos donde trabajamos (o la de destino de backups) estén montadas sobre un volumen de LVM para poder hacer copias de seguridad en caliente de nuestras máquinas virtuales (en este modo de trabajo, también llamado snapshot, la máquina no deja de funcionar en ningún momento, por lo que nuestros clientes no notarán la caída del servicio).

Discos de alta velocidad

El rendimiento de nuestras máquinas virtuales va a depender de los recursos que nuestro servidor disponga, estando normalmente limitado este por el elemento más lento de todos. Aunque a priori pueda parecer que nuestro servidor va a necesitar un procesador muy potente, o una cantidad de memoria muy alta, la experiencia nos dice que el factor que mas limita el tiempo de respuesta acaba siendo la velocidad del disco duro.

En un servidor con varias máquinas virtuales, los accesos al disco son constantes, y se producen solo por el hecho de tener la máquina virtual funcionando (registros del sistema, accesos a disco de servicios, etc). Estos accesos deben ser respondidos de la forma más rápida posible, ya que normalmente son accesos con bloqueo (el proceso no continúa hasta que se haya completado la petición).

Nuestra recomendación es usar siempre discos SSD o discos SAS 15k RPM

Direccionamiento IP

En la actualidad, con los rumores constantes sobre la escasez de direcciones IPv4, y la restricción de los distintos proveedores, es cada vez más difícil disponer de acceso a las direcciones IP que podamos necesitar, al menos de forma gratuita.

Para cada una de las máquinas virtuales que queramos disponer, vamos a necesitar como mínimo una dirección IP. Dependiendo del número de máquinas virtuales que vayamos a necesitar, tendremos que hablar con nuestro proveedor para que nos garantice que podremos disponer de dichas direcciones, de forma previa al alta de las máquinas virtuales.

Reparto de recursos del servidor en las máquinas virtuales

Al dar de alta una nueva máquina virtual, debemos asignarle una serie de recursos básicos (espacio en disco y memoria), que serán asignados por el servidor a esa máquina. El servidor, por defecto, asignará los recursos del procesador de la forma más óptima que crea posible, lo que nos puede llevar a tener una máquina virtual que consuma un exceso de recursos del sistema, si no configuramos cada máquina (y su tipo) de forma muy cuidadosa.

Para procesos que puedan devorar todos los recursos del sistema (por ejemplo, Java) recomendamos utilizar KVM en lugar de OpenVZ. Para procesos que gestionen bien los recursos (por ejemplo: Cpanel), nuestra recomendación será siempre OpenVZ.

Administración periódica

Si sois de los que piensan que basta con montar un servidor con sus distintas máquinas virtuales, y podemos olvidarnos de este, lo mejor que podéis hacer es contratar cada máquina virtual por separado, y dejar que sean otros quienes se responsabilicen de la administración de los servidores.

Instalar un servidor de virtualización no es complicado. Mantenerlo si.

Mantener y administrar un servidor de cualquier tipo requiere de tiempo, y conocimientos. No es necesario estar conectados 24 horas al día a nuestro servidor, ni ser los mejores administradores de sistemas del mundo, pero si es necesario hacer un mantenimiento básico cada cierto tiempo (1 vez por semana como mínimo), y tener claros los conceptos básicos de administración de un servidor Linux.

Tener siempre en cuenta que un fallo en el servidor principal dará acceso a los atacantes a todos los datos de cada una de las máquinas virtuales, por lo que es importante ser muy cuidadosos en este sentido.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *